Saltar al contenido

Tipos de Comisiones Bancarias: Cómo evitarlas

Muchas veces te habrás topado con diferentes tipos de comisiones bancarias: tarifas que pagamos a los bancos por hacer uso de sus servicios. En este post analizamos los tipos de comisiones que existen, cómo evitarlas y cómo podemos reclamarlas.

¿Qué son las comisiones bancarias?

Las comisiones bancarias son aquellas cantidades que tenemos que pagar a los bancos y entidades financieras por cada servicio que nos dan. Las más conocidas son:

  • Comisiones de mantenimiento, las que nos cobran por mantener una cuenta corriente,
  • Comisiones por emisión o administración de tarjetas, que nos la cobran por emitir una nueva tarjeta de crédito.
  • Comisión por operativa, que la pagamos cuando por ejemplo hacemos una transferencia internacional.

Algunas comisiones menos conocidas son, por ejemplo, las que algunos bancos nos cobran por enviarnos correo postal, por solicitar documentación como el certificado de titularidad e incluso por el mero uso de las oficinas para algún trámite.

Tipos de comisiones bancarias

Con la llegada de los bancos online, las comisiones han podido esquivarse en mayor o menor medida, pero las cuentas corrientes “tradicionales”, esas de la cartilla y la oficina, no han hecho más que subir las comisiones en los últimos años.

Características de las comisiones bancarias, ¿son legales?

Para hacernos una mejor idea sobre las comisiones bancarias, el propio Banco de España (BdE) nos indica algunas de sus características:

  • En primer lugar, sólo pueden cobrarse por servicios que hayas solicitado directamente. Parece una obviedad, pero ya sabes que muchas veces con los bancos nos podemos llevar sorpresas.
  • En segundo lugar, son de libre elección. Esto quiere decir que cada banco elije libremente que tipo de comisión, cuantía y plazos que quieren aplicar a un servicio u otro. Algunos bancos decidirán ni siquiera aplicar comisión a un tipo de servicio que en otros bancos puede ser muy caro.
  • Hay algunas excepciones a la libre elección de comisiones, y es que existen algunas comisiones reguladas legalmente y que no pueden superar una cantidad determinada, como por ejemplo con la cancelación de las hipotecas, o con las cuentas de pago básicas.
  • Ten en cuenta que si tu banco decide cambiarte las condiciones de un producto que tengas contratado para aplicarte una comisión, o subírtelas, está obligado a avisarte con al menos un mes de antelación.

Tipos de comisiones bancarias

Los bancos pueden cobrarnos comisiones por casi todo, y es que cualquier servicio puede llevar una comisión asociada. Donde solemos ver más comisiones es en el producto estrella de los bancos: las cuentas corrientes. Allí encontraremos las más comunes, la de mantenimiento, la de trasferencia o la de retirada de efectivo.

Comisión de mantenimientoCuota por tener tu cuenta abierta en la entidad
Comisión de administraciónPor operar
Comisión por transferenciasLas transferencias fuera de la zona SEPA siempre acarrean comisión
Comisión en tarjetasEntre 10 y 40€ al año por tener tu tarjeta operativa
Comisión por chequesPor emisión y cobro de cheques (alrededor de 3€)
Comisión de cajerosPor retirar efectivo en un cajero no asociado a la entidad.
Comisión por hipotecasCostes de apertura, amortización y subrogación

Vamos a ver una por una las más comunes:

Comisión por apertura de cuenta

La comisión por apertura de la cuenta es una cantidad que algunos bancos piden para formalizar un contrato de cuenta bancaria. No es muy común, al menos para las cuentas corrientes online o con nómina, pero se suele justificar como un pago por los gastos administrativos de la entidad.

Comisión de mantenimiento de cuenta

La comisión de mantenimiento es la más popular entre los bancos de nuestro país y es que a no ser que optemos por una cuenta online sin comisiones, nos va a ser difícil librarnos de esta comisión que suele cobrarse de forma trimestral, aunque ya hay bancos que la cobran mensualmente.

Esta comisión viene a gravar el hecho de tener una cuenta bancaria abierta en el banco y poder disponer de ella ¿Suena raro? Lo es.

Cada banco es un mundo, pero cada vez las comisiones de mantenimiento van subiendo más y más, por los bajos tipos de interés, y algunos bancos tradicionales como CaixaBank o Santander ya cobran hasta 240 euros al año sólo por tener una cuenta corriente allí.

Comisión de administración

La comisión de administración es aquella que las entidades financieras cobran por los movimientos que se dan en una cuenta bancaria abierta. Esta comisión grava cada operación con un porcentaje o una cantidad fija, que suele rondar los 0.4 euros.

Con esta comisión pagaremos por cada recibo que nos llegue, cada transferencia que hagamos o cada compra que realicemos. Con lo que el importe total a final de año puede ser más que considerable, pero por suerte no está en todas las cuentas.

Comisión por transferencias

La comisión por transferencia es una de las más clásicas de los bancos junto con la de mantenimiento. Con las nuevas regulaciones, muchos bancos han pasado a realizar todas las transferencias en euros dentro de la zona europea SEPA, pero aún así sigue habiendo muchos bancos que no se han subido a esta ola de transferencias gratuitas y siguen cobrando una más que interesante comisión por cada envió de dinero.

La cantidad va a depender de si el banco nos aplica un coste fijo, un mínimo, por ejemplo de 3€ por transferencia o un porcentaje.

Por supuesto, las transferencias internacionales fuera de la zona SEPA casi siempre tienen comisión asociada, y dependerá de nuestro banco como de alta o baja es esta, pero que con seguridad nos quitará las ganas de hacer muchas transferencias internacionales a través de nuestro banco tradicional.

Comisiones en tarjetas

Cuando un banco nos ofrece una tarjeta de crédito o débito tenemos que leer la letra pequeña, y es que muchas veces la emisión de una nueva tarjeta puede ser gratuita (no siempre) pero no así el mantenimiento (trimestral o anual) de la misma.

Como comisiones asociadas a las tarjetas, la de mantenimiento es la más difícil de esquivar, pero la de emisión, muchas veces podremos evitarla seleccionando bien el tipo de tarjeta y si somos cuidadosos y no necesitamos emitir otra por haberla perdido.

Comisión por tarjeta

El coste de estas comisiones puede variar mucho pero una comisión de emisión de tarjeta puede rondar los 10€ y las de mantenimiento se pueden ir hasta los 30 o 40€ al año.

Comisión por descubierto

Esta comisión es un poco diferente a las demás, principalmente por su cuantía. Si debemos preocuparnos de alguna comisión bancaria en concreto, es buena idea que pongamos nuestra atención en esta.

Esta comisión solamente se da cuando nuestra cuenta pasa a estar en negativo, es decir, nos hemos quedado sin dinero pero siguen llegando gastos a la cuenta y el banco los va satisfaciendo, por ejemplo una cuenta que queríamos cerrar pero un recibo que nos llega cuando ya no tenemos suficiente dinero en la cuenta.

En estos casos se da una doble comisión:

  • Por un lado el llamado “aviso por posición deudora” que no es más que un cargo fijo (alrededor de 40€) que nos cobrará el banco por el solo hecho de avisarnos de que estamos en números rojos.
  • Por otro lado la comisión por descubierto en sí misma, que será un porcentaje de todo aquel dinero que el banco nos esté prestando para hacer frente a los cargos que han seguido llegando a la cuenta. Puede ser muy alta, y rondar el 5%. Además, si no solucionamos estos números rojos rápido el banco nos podrá cobrar también intereses de demora, algo poco recomendable ya que nos saldrá una buena factura el descuido.

Comisión por cheques

La emisión de una chequera o el cobro de un cheque nominativo o al portador suele llevar aparejada una comisión bancaria. Hay bancos que han decidió eliminar estas comisiones ya que cada adía son menos los cheques que se procesan, pero los bancos más tradicionales nos podrán cobrar en torno a 3€ por procesarnos un cheque.

Comisión de cajeros

Cuando queremos sacar dinero en efectivo y no tenemos ningún cajero de nuestra entidad cerca, quizás tengamos que hacer frente a esta comisión. Es un coste extra a la cantidad de dinero que queramos retirar y que el banco propietario del cajero automático le pasará a nuestro banco. Luego nuestro banco, dependiendo de las condiciones particulares que tengamos decidirá repercutírnosla o no.

Una comisión estándar suele rondar los 4€.

Por eso es muy interesante conocer bien nuestro banco y los convenios que tiene con otras entidades y redes de cajeros, además de si nos permite sacar dinero gratis a partir de una determinada cantidad o en el extranjero.

Comisión por hipotecas

Como muchos de vosotros ya sabréis, las hipotecas no están libres de comisiones de apertura, por amortización o por subrogación. Estas comisiones se cargan en el momento en que solicitamos algún cambio sustancial en nuestro préstamo hipotecario.

  • La comisión de apertura se nos cargará en el momento de solicitar una hipoteca
  • La comisión por amortización del préstamo es un porcentaje que pagar por el hecho de devolver anticipadamente un préstamo hipotecario, por ejemplo, cuando hemos recibido una herencia o un dinero extra y queremos eliminar toda o parte de nuestra hipoteca.
  • Las comisiones de subrogación o novación se dan si quieres hacer cambios en una hipoteca que ya tengas firmada, por ejemplo cambiándola de banco en busca de mejores condiciones o si renegocias el préstamo con tu banco actual.

Todas estas comisiones suelen ser un porcentaje del importe total de la hipoteca.

¿Puedo reclamar las comisiones bancarias?

El propio Banco de España establece que las entidades financieras son libres para poner o quitar comisiones a sus servicios. Habrá bancos más dispuestos a reducir un tipo de comisiones u otros otras, e incluso hay bancos sin comisiones en ninguno de sus servicios.

Pero que las comisiones sean libres no quiere decir que un banco pueda hacer lo que quiera, y para eso el mismo Banco de España tiene una serie de limitaciones y requisitos para dar seguridad a los consumidores:

  • Los precios de estas comisiones deben ser públicos y cuando se contrate un producto en las condiciones de contratación tendrán que están explícitamente detalladas. Es decir, no nos pueden cobrar ninguna comisión que no aparezca en nuestro contrato y en el libro de tarifas del banco. Si el banco quisiera cambiar alguna de estas comisiones, como hemos visto antes, nos tendrá que avisar con al menos un mes de antelación.
  • Por supuesto, no nos podrán cobrar dos veces una comisión por el mismo servicio. Si fuera así podremos reclamar dicho cobro.
  • De forma anual los clientes bancarios tenemos derecho a que se nos envíe un informe de comisiones, donde se desglosarán todas aquella comisiones que se nos han ido cobrando a lo largo del año.
  • Existen algunas comisiones que están reguladas y no pueden superar unos máximos, como algunos servicios bancarios básicos, las hipotecas o los depósitos.

Si nuestro banco se salta alguna de estas líneas establecidas por el banco de España, podremos reclama para que nos devuelvan nuestro dinero.

Cómo evitar las comisiones bancarias

Y llegamos a la parte más importante de todo el artículo, como podemos evitar o esquivar las comisiones bancarias. Si sigues pagando comisiones por cada transferencia, cada tarjeta o simplemente por tener una cuenta abierta, es hora de que empieces a sortear estos gastos a través de una de las siguientes vías:

Requisitos de la cuenta

Cada banco nos pedirá unas determinadas condiciones para su producto, muchos de ellos exigen que domiciliemos la nómina, o una prestación de un determinado importe mensual; que tengamos recibos domiciliados, como los suministros; o que hagamos un numero mínimo de compras con tarjeta cada mes.

Cada banco es un mundo y cada cuenta bancaria también, lo mejor es conocer a fondo cuales son las condiciones del producto que tenemos en cuestión para saber si nos podemos ajustar a él o no, y dejar de pagar comisiones.

Negociar con el banco las condiciones

Un segundo paso para tratar de esquivar las comisiones de tu cuenta bancaria es tratar de negociar los requisitos que te pide. Por ejemplo, los recibos mensuales o el importe de los ingresos. Todo va a depender de tu capacidad de negociación, y sobre todo de tu historial con el banco, además de que otros productos tengas contratados con la entidad. No es fácil, pero tampoco es imposible.

Abrir una cuenta 100% online (incluso con el mismo banco)

La mayoría de bancos, incluso lo más tradicionales tienen una línea de banca online. Esta suele tener muchas menos comisiones que las normales a cambio de hacer la mayor parte de nuestras gestiones 100% a distancia. Podemos cambiarnos a esta nueva forma online siguiendo en la misma entidad de siempre, pero eso sí, reduciendo mucho las comisiones.

Como siempre, hay que estar seguros de qué estamos contratando y leer las condiciones del producto, para no encontrarnos comisiones sobre servicios que creíamos que eran gratuitos.

Cambia de banco

Comisiones bancarias

Y por ultimo la que quizás sea la solución más fácil, cambiarnos de banco a uno sin comisiones. Existen muchos bancos online que nos darán una cuenta bancaria como las de toda la vida, con una tarjeta de débito, con transferencias y con todos los servicios, totalmente gratis.

Es más, hay muchas en las que ni siquiera hace falta domiciliar una nomina o prestación. Simplemente podemos tener una cuenta libre de comisiones y requisitos.

Las únicas cosas que deberemos tener en cuenta son:

  • Tendremos que abrirnos una cuenta con la nueva entidad, que incluso podremos hacerlo desde el propio móvil.
  • Podemos solicitar al nuevo banco que nos traslade todos nuestros recibos a la nueva cuenta de forma automática, para quitarnos de tramites.
  • Hacer el 100% de nuestra operativa online. Hay algunos bancos que nos cobraran si hacemos uso de la red de oficinas.
  • Conocer las condiciones para retirar efectivo, en que cajeros y en que países. Suele haber una cantidad mínima para evitar las comisiones por cajeros.

Preguntas frecuentes sobre comisiones bancarias

¿Cómo se calculan las comisiones bancarias?

Generalmente las comisiones bancarias suelen suponer un porcentaje sobre el importe total, con un mínimo cargo de 2 o 3€. Hay algunos productos en los que la comisión será fija, por ejemplo en las de mantenimiento, donde pagaremos una cantidad independientemente del dinero que tengamos en la cuenta.

¿Las cuentas de empresa incluyen comisión?

Si las cuentas de empresas también incluyen comisiones bancarias. La oferta de cuentas de empresa está más limitada que la de cuentas bancarias individuales, y esquivar las comisiones suele ser más difícil. Las principales comisiones suelen estar asociadas a transferencias, nóminas, cheques y divisas. Existen también cuentas para empresas sin comisiones 100% online.

¿Qué comisiones bancarias están exentas de IVA?

Las comisiones bancarias en reglas generales llevan IVA, en concreto del 21%. Pero hay algunas, las que tienen que ver con la financiación y prestamos, generalmente para empresas, que están exentas de IVA.