Saltar al contenido

Depósitos bancarios: ¿qué son y cuáles son sus ventajas?

depósitos bancarios

Ya sabes que dejar parados tus ahorros es condenarlos a menguar con el tiempo a causa de la inflación. Por eso, siempre hay que mantener el dinero en movimiento y, por tanto, pensar en qué productos de ahorro o inversión te resultan más rentables. 

Depósitos Raisin

⭐⭐⭐⭐⭐

  • Depósitos a plazo fijo de hasta 2,67% TAE.
  • 50€ para ti y para tu amigo recomendado.
  • Dinero protegido por el FGD (hasta 100.000€).
  • Contratación 100% online.

Una de las opciones que nos ofrece el mercado actual son los depósitos bancarios. Pero ¿qué son exactamente?, ¿son el mejor producto de ahorro que podemos contratar ahora mismo? Te lo contamos todo en este artículo. 

¿Qué son los depósitos bancarios?

Un depósito bancario es un producto de ahorro que ofrecen las entidades bancarias. Consiste en entregar una cantidad de dinero a un banco o entidad de crédito durante un tiempo determinado. Pasado este plazo, la entidad devuelve el dinero junto con los intereses acordados. 

Por norma general, el interés o remuneración establecido se mantiene fijo durante todo el plazo establecido. Además, lo habitual es que cuánto mayor sea el aporte y el plazo del depósito, mayor sean los intereses ofrecidos por el banco. 

Tipos de depósitos bancarios

Ahora que ya conoces la definición tradicional de lo que es un depósito bancario, es hora de que te contemos qué hay más de un tipo. Aunque hay algunos más, los más comunes son los siguientes: 

Depósitos a plazo fijo

Se trata del depósito más tradicional que puedes encontrar. En este caso, se determina un plazo, una cantidad a entregar a la entidad y un interés fijo. Las condiciones del depósito permanecerán invariables hasta finalizar el plazo, y el cliente podrá decidir si quiere recibir sus intereses de forma mensual, anual o al terminar el tiempo establecido. 

Depósitos combinados

Los depósitos combinados, tal y como indica su nombre, son el resultado de sumar dos productos. En primer lugar, un depósito a plazo fijo como el que hemos mencionado previamente y, en segundo lugar, una cartera gestionada o un fondo de inversiones. 

La parte fija asegura la inversión, ofreciendo habitualmente mejores condiciones que las que se suelen encontrar para depósitos fijos individuales. La parte del fondo o la cartera de inversión es la que da un auténtico potencial de rentabilidad al producto, aunque conlleva mayor riesgo que la parte fija. 

Depósitos estructurados

Un depósito estructurado es un producto financiero algo más complejo, ya que su remuneración está vinculada a la evolución de un activo. Por ejemplo, a índices bursátiles o acciones. 

En este caso, al finalizar el plazo establecido también se recupera el dinero invertido y la rentabilidad. Como particularidad, este tipo de producto suele conllevar el pago de comisiones si se cancela antes de tiempo, algo que no siempre sucede con los depósitos a plazo fijo. 

¿Cuánto remuneran los depósitos a plazo fijo?

La remuneración de un depósito a plazo fijo varía entre una entidad bancaria y otra. Todo depende de la oferta de cada entidad y de su interés por captar los ahorros de los clientes.

Actualmente, el interés de los depósitos a plazo fijo empieza ser algo más alto que hace un año, a raíz de la subida de tipos del Banco Central Europeo (BCE). Lo habitual era encontrar depósitos con intereses de entre el 0% y el 1% TAE, mientras que desde hace pocos meses, es fácil encontrar cada vez más depósitos de entre el 1% y el 2%

¿Cómo se contrata un depósito bancario?

Los depósitos bancarios pueden contratarse a través de Internet, en el caso de entidades digitales, o acudiendo a una oficina, en el caso de productos más tradicionales. 

Para poder solicitarlo deberás contar con los siguientes requisitos: 

  • Disponer de la cantidad que se debe invertir como mínimo en el depósito. Lo más común es que sea de entre 1.000 hasta 50.000 €. 
  • Es probable que debas abrir una cuenta bancaria en la entidad en la que vayas a contratar el depósito bancario, si no la tienes todavía. 
  • Deberás rellenar un formulario en el que tendrás que incluir tu información personal, de contacto y laboral. 
  • Tendrás que aportar tu documento de identidad (DNI/NIE) y, además, es posible que te soliciten documentación que acredite tu situación laboral. 

¿Cómo se calcula la rentabilidad?

Para calcular la rentabilidad de un depósito a plazo fijo debes tener en cuenta el depósito que se ha realizado, la rentabilidad que se te ofrece y el plazo que se ha establecido. 

Por ejemplo, si has contratado un depósito de 24 meses con una rentabilidad del 1% y has depositado 50.000 €, tus beneficios brutos serán de 1.000 €. 

De esta forma, la fórmula para calcular los intereses sería: 

Cantidad del depósito (€) x TIN (%) x Número de años = Intereses brutos generados

Recuerda que a los beneficios hay que efectuarle una retención (del 19% si no supera los beneficios no superan los 6.000 €), que suele hacerse de forma automática antes de que recibas los beneficios del depósito.

¿Se puede cancelar un depósito?

Sí, existen bancos que ofrecen depósitos a plazo fijo que se pueden cancelar. Para ello, el titular (o los titulares) del mismo deberán presentar una solicitud de cancelación en la entidad bancaria correspondiente. 

No obstante, debes saber que en la mayoría de los casos esto puede suponer una penalización económica que, por ley, no puede superar el total de los intereses generados por el depósito. 

¿Es seguro un depósito?

Sí, el depósito a plazo fijo es uno de los productos de ahorro más seguros, ya que la entidad se compromete a devolver de forma íntegra el dinero depositado y los intereses generados en el plazo acordado. También, el dinero depositado en un plazo fijo está garantizado por el Fondo de Garantía de Depósitos.

Precisamente la falta de riesgo de este tipo de producto de ahorro justifica que sean los productos que ofrecen rentabilidades más limitadas. 

Por otro lado, si optamos por un depósito combinado o estructurado, aunque los beneficios pueden llegar a ser significativamente superiores, el riesgo también será sensiblemente superior. 

Preguntas frecuentes sobre depósitos bancarios

¿Cómo tributa en Hacienda un depósito?

A los intereses generados por los depósitos de plazo fijo se les aplica la retención del impuesto sobre la Renta de Personas Físicas o el Impuesto sobre Sociedades, según corresponda. De esta forma, la retención variará en función del beneficio obtenido: 

  • Hasta 6.000 € en intereses: 19%
  • Hasta 50.000 € en intereses: 21 %
  • Hasta 200.000 €: en intereses 23%
  • Más de 200.000 € en intereses: 26%

Por ejemplo, si recibes 1.000€ en intereses, deberás aplicarle el 19%, por lo que recibirás un total de 810 euros netos de remuneración (190€ de retención).

¿A qué plazo es mejor poner el dinero?

Todo depende del tipo de interés que busques conseguir y del tiempo que puedas pasar prescindiendo de tu dinero. Obviamente, cuánto más tiempo tengas el dinero en el depósito, mayores serán los intereses y los beneficios, pero depende siempre de tu situación personal. 

Por norma general, no deberías contratar un depósito con un plazo superior al que puedas permitirte prescindir del dinero que vas a depositar. 

¿Merece la pena contratar un depósito ahora?

Ahora mismo, parece que el interés de los depósitos empieza a remontar, y esto es debido a la subida de los tipos de interés por parte del BCE. Por lo tanto, podría ser un buen momento para rentabilizar tus ahorros en un producto seguro como son los depósitos a plazo fijo.

+ posts